(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Recursos para la Escuela Sabatica (2do. Trimestre 2008)"

II Trimestre de 2008 - "Jesús es maravilloso" 
Lección 6 

El desafío de sus dichos 

3 al 10 de Mayo de 2008 

Resumen de la Lección de Escuela Sabática 



li4¡^MHNJhii^1i 



"¡Jamás hombre alguno ha hablado a 



Conocer que Cristo, desafiando los conceptos comunes de su tiempo y hasta los 
nuestros, planteó sus enseñanzas no sólo desde una nueva perspectiva de visión, si- 
no de misión. 

Entender la visión de Cristo, por la disuasión de sus dichos, en la abundancia de va- 
lores y principios que ratifican y afirman su misión restauradora. 
Hacer de la misión de Cristo la misión personal, y establecer metas, jerarquizando 
prioridades, al delimitar conceptos que contribuyan a la afirmación de nuestros valo- 
res y principios éticos cristianos. 



mdrJ,yj,I.ldJhdrl^ 



La vida del cristiano, si bien se fundamenta en la fe de Cristo, plantea básicamente el de- 
safío del estilo de vida de Cristo, en la vivencia de principios fundamentales que no pue- 
den ser delimitados por conceptos humanos, aunque si bien es cierto establecen ideales y 
demarcan valores en una jerarquía de prioridades que se afirman en el único que lo pro- 
vee todo para nosotros perfectamente. 

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 \^^^^^^^^^^^^^^^^^^m 



Ratificación de principios: El principio divino de "santidad" ¿se fundamenta en la 
identidad de quien lo ha instituido como tal o en la calidad que ofrece? Si, la misión de 
Cristo era restaurar a la humanidad, ésta no podía darse sin considerar primariamente 
los principios que exaltan los valores humanos en su calidad total de identidad perso- 
nal y relación social. Y habiendo instituido el matrimonio como la identidad que lo esta- 
blece en unidad total de relación. Cristo lo garantiza como santo, por su calidad de re- 
lación con Él; pese a los desencantos y el deterioro de su naturaleza actual. 
CQ Mateo 1 9:3 1 2; 2 Pedro 3:1 6. 

Delimitación de conceptos: ¿Pueden los desencantos personales, encasillar nues- 
tros conceptos y limitar nuestras relaciones? Desde la entrada del pecado en el Edén, 
las relaciones entre nuestros primeros padres fueron rotas no solo entre sí, sino entre 
ellos y Dios. Básicamente el desencanto que nuestros primeros padres sintieron al 
desobedecer, los separó y los marginó el uno del otro y de Dios, al pretender ocultarlo. 
Solo la misericordia, en el principio del perdón y la gracia que se exceden a los con- 
ceptos y la comprensión humana hasta la eternidad, puede restaurarla. 



CQ Mateo 1 8:21 , 22; Lucas 23:34. 

Jerarquización de prioridades: ¿Enfatizó Jesús que la salvación se fundamenta en la 
cantidad, la calidad, o en la fidelidad de dar? Cristo; con su vida nos ofrece el ejemplo 
claro de un estilo personal de acción, en dependencia y obediencia total a la voluntad 
del Padre. Por tanto no es cuanto, cuando, ni a quien yo quiero, o puedo dar; sino cual 
es la voluntad del Padre; mi fidelidad obediente determina mi calidad de relación. Dios 
nos ama incondicionalmente y eso espera de nosotros. Somos su prioridad eterna, y 
anhela serlo él para nosotros. "Haya pues en vosotros ese mismo sentir que hubo tam- 
bién en Cristo Jesús" "Porque donde este vuestro tesoro allí estará también vuestro 
corazón". 

m Lucas 12:33, 34; 18:22; Juan 12:6; 13:29; Hechos 4:32-37; Filipenses 2:5. 
Establecimiento de metas: ¿Es posible alcanzar la perfección sin establecer metas y 
estrategias para lograrlo? Habiendo sido creados perfectos, no podemos aspirar nada 
menos que a ello. Ese es el ideal divino para la humanidad en su dimensión como tal, 
la satisfacción divina en el ideal de la misericordia se consumó en la cruz. Y si Cristo 
pagó ese precio, ¿no pagaremos nosotros el precio de ser cristianos? La meta de la 
salvación está propuesta: la perfección el ideal. Cristo te ofrece las estrategias y su 
bendición para obtenerla. ¿Estás dispuesto a pagar el precio? 
CQ Mateo 5:48; 7:7-11; 10:34-39; Lucas 6:32-36; 11:9-13; 14:26,27. 
Afirmación de valores:¿Cuan real es la identidad personal de nuestra vida cristiana 
frente a los valores comunes de hoy? Siendo el matrimonio la institución que establece 
en unidad total de relación a la humanidad; la familia, por consiguiente, da a los suyos 
su identidad, por sus valores y principios que les unen. Luego entonces como cristia- 
nos, la familia en Cristo nos provee valores y principios para vvivir ahora, el estilo de 
vida de Cristo; que nos garantiza la identidad del cielo. No es lo que yo valoro según el 
principio común de mi entorno social, sino el principio eterno que me identifica con mi 
Padre Celestial. De quien he tomado su nombre y no, en vano. 
CQ Mateo 1 0:34-37; 1 2:46-50; Lucas 8:1 9-21 ; 9:57-62; 1 1 :27, 28; 1 2:49-53; 1 4: 25, 26. 



MdlW.!riMJIddrgTSnni 



El matrimonio, como el sábado, no es santo por la calidad de su relación, sino por la natu- 
raleza de su origen. Estas dos instituciones fueron establecidas desde el mismo principio 
de la creación para darnos la identidad y la calidad santificada de una familia cuyo origen 
sagrado, pueda por fe, mantenerse en ella por los indisolubles vínculos del amor. Pese a 
su extremado deterioro el principio divino del amor, sigue siendo "santo" porque es la iden- 
tidad misma del carácter de Dios. Dios es amor. La Biblia, como su santa palabra nos guía 
a: 1) Conocer la voluntad de Dios para nuestra vida. 2) Vivir en armonía con los principios 
guiadores de su amor. 3) Mantener una vida plena de gozo, en relaciones perfectas, ge- 
nuinas y verdaderas. Cristo nos garantiza la identidad de hijos del Padre y herederos del 
reino Celestial. Pronto, muy pronto; esto se hará realidad. ¿Estamos listos para poseerlo? 

© Cora Duma Escobar de Villareal